Número 11
Hallazgos milenarios en la Bahía de Mazarrón

Conocer qué recursos económicos explotaron argáricos, fenicios y púnicos en la Bahía de Mazarrón, qué estructuras y modelos crearon para ello y bajo qué condiciones medioambientales gestionaron tales recursos constituye una de las líneas de trabajo prioritaria del Grupo de Investigación en Arqueología de la Universidad de Murcia, qué también estudia cómo la explotación de alguno de ellos afectó al medio en el pasado.

 

El trabajo de investigación arqueológica sobre el promontorio costero Punta de Los Gavilanes (Mazarrón) y su entorno ha permitido abordar esta línea con perspectiva multidisciplinar, al aportar información sobre estructuras económicas singulares no conocidas en la Prehistoria y Protohistoria mediterráneas.

 

Tras analizar la evolución paleoambiental de la zona y eventos climáticos significativos, el estudio ha podido determinar la existencia de suelos con capacidad agroganadera y ha identificado -mediante carbones- la explotación de recursos forestales a lo largo del tiempo. Igualmente, la restitución de la red hídrica transportadora de agua, nutrientes y contaminantes ha evidenciado un entorno contaminado por metales pesados, derivados de la explotación minera y metalúrgica constatada en el yacimiento. Además, la identificación de fitolitos y almidones en sedimentos y útiles de molienda de los pobladores argáricos indica el cultivo de cereales (cebadas, trigos…) en el entorno, pese a su naturaleza salina.

 

Por otro lado, los residuos del marisqueo y pesca y la presencia de estructuras relacionadas con dicha actividad son valiosos indicadores del modelo de explotación del medio marino, aproximando otras señales climáticas. Los resultados revelan que el grupo argárico de la Edad del Bronce practicó el marisqueo en medio preferentemente rocoso y la pesca de costa. Asimismo, las mallas o redes de esparto halladas en diversos espacios plantean la utilización del ahumado para secado y consumo. Estas actividades se compatibilizaron con el cultivo de cereales y el cuidado de una pequeña cabaña ganadera, fundamentalmente ovicaprina.

 

 

Contaminación por metales pesados

Dos ocupaciones del islote corresponden a instalaciones metalúrgicas de plata en los siglos VII-VI a.C (época fenicia) y IV-III a.C (púnica). La cercanía de las minas de Mazarrón, la estratégica situación del promontorio en una costa habitada por fenicios occidentales y frecuentada en rutas mediterráneas y su proximidad a Cartagena -la Qart Hadasht, capital de Cartago en Iberia-, confiere un enorme interés a la procedencia del mineral.

 

Otro foco de interés es el novedoso estudio de paleocontaminanción por metales pesados del entorno del asentamiento y sus efectos en la fauna y flora. El análisis comparado con la zona de Cartagena refleja que en ambas áreas la contaminación se inicia aproximadamente en el año 3500 a.C. (Calcolítico final), aumenta en 2000 a.C. (Bronce Argárico), se incremente significativamente en época fenicia (siglo VII a.C.) y decrece algo en la romana. La contaminación está ligada a la actividad metalúrgica, en el caso de la antigua Cartagena, y a la minería y metalurgia, en el de Mazarrón. Cabe destacar que la red hídrica que conecta las minas de Mazarrón con el tramo de costa donde se ubica Punta de Los Gavilanes muestra el decisivo papel que la escorrentía ha jugado en la transferencia contaminante de metales pesados a un entorno litoral que había estado preservado hasta la actividad metalúrgica del I milenio a.C.

 

Proyecto de investigación ‘Proyecto Gavilanes: Explotación de recursos naturales en el litoral de Mazarrón (Sureste Ibérico) de fines del III milenio a.C. al cambio de Era. Formas, modelos de explotación y derivaciones paleoecológicas’. Investigadora principal: María Milagrosa Ros Sala, Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas. Universidad de Murcia.