Número 21
Evolución a tiempo real de la seroconversión

Conocer la evolución de la seroconversión o aparición de anticuerpos contra la infección del SARS-CoV-2 en la población general es un dato de gran utilidad a la hora de tomar medidas sanitarias ante una emergencia de salud pública. Esta información de interés es la que está manejando un equipo de investigadores dirigido por el profesor Luis García-Marcos Álvarez, del departamento de Cirugía, Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Murcia, quienes trabajan actualmente en la creación de un ‘Observatorio de la evolución de la seropositividad a SARS-CoV-2 en una población de baja incidencia inicial’.

 

El trabajo consiste en crear una seroteca de base poblacional –a través de una muestra relativamente representativa–, comenzando por un momento o entorno de incidencia muy baja hasta, previsiblemente, hasta llegar a un contacto generalizado y antes de que esa población sea vacunada.

 

“Durante ese período de diseminación de la epidemia de covid-19, vamos a tratar de determinar la evolución de la seroconversión en la población a medida que avanza la propagación del virus y ofrecer un denominador que permita elaborar tasas de enfermedad o mortalidad de manera adecuada”, apunta el director del proyecto. También se analizará hasta qué punto los cambios en la política sanitaria inciden en la evolución de la seroconversión de y se facilitarán datos para ayudar a tomar esas decisiones.

 

Paralelamente, como especialistas en Obstetricia y Ginecología, los investigadores van a establecer la validez de las muestras de sangre extraídas en mujeres durante la semana 12 de su gestación como parte del seguimiento rutinario del embarazo, para poder seguir la mencionada seroconversión (como se hace con el HIV o Virus de Inmunodeficiencia Humana) en el futuro, si fuera necesario.

 

Estrictas condiciones de bioseguridad

El proyecto se ha concebido en dos fases. La primera sería la formación de una seroteca, donde se van a almacenar muestras de suero sanguíneo, bajo estrictas condiciones de bioseguridad, que podrían ser de enorme utilidad para la vigilancia epidemiológica de la covid-19. Las muestras, anónimas, se archivarán con información de la edad, el sexo y la fecha de extracción, entre otros datos. Por otro lado, la segunda fase consistirá en el análisis de los anticuerpos anti SARS-CoV-2 en las muestras de forma simultánea o a posteriori.

 

Esta información permitirá conocer, desde un punto de vista poblacional, la evolución de la infección y la seroconversión –en períodos cortos (cada mes, por ejemplo) e incluso a tiempo real– y determinar qué medidas de salud pública son más efectivas, analizando su impacto y con la posibilidad de modelarlas en función de las necesidades de cada momento.

 

 

El proyecto 'Observatorio de la evolución de la seropositividad a SARS-CoV-2 en una población de baja incidencia inicial',  está dirigido por Luis García-Marcos Álvarez, del departamento de Cirugía, Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Murcia - Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB).